Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Pon a prueba, en ti mismo/a, lo que escuchas

Me gustaría aclarar algo sobre los vídeos que hacemos, ya que han surgido algunas preguntas interesantísimas que han despertado que pueda hacer esta aclaración, que me parece importante. Tenemos la tendencia de buscar información o recibir las respuestas de otro, lo hemos hecho todos constantemente durante toda la vida (es la base de los programas, la búsqueda externa); pero ahora que estamos desconectando estos programas, ya podemos comenzar a encontrar las respuestas por nosotros mismos. Nos lo decimos constantemente, que "las respuestas están en el interior", pero aún está la tendencia a buscarlas fuera. Digo esto porque en estos momentos muchas personas estamos comunicando lo que descubrimos dentro, lo que vemos, y creo que por ello es muy importante cómo vemos los vídeos de otros, o leemos a otros. La resonancia es simplemente el marcador que nos atrae a escuchar o a leer, pero después, no podemos justificar con la resonancia una "credibilidad" de que lo que…

Los fotogramas invisibles

En este vídeo hablamos de "El Sistema" y cómo es lo mismo lo que estamos viendo fuera, que el sistema de pensamiento que rige en nuestra mente. También vemos cómo se conectan los programas (P4) con los pensamientos (P3). Los Fotogramas Invisibles son ese "Inconsciente" que nos domina si no somos capaces de verlo.

La naturaleza de los títulos

Imagen
"¿Qué aval necesita la abeja reina para cumplir su función en la colmena? ¿qué título certifica a la obrera para trabajar en la miel? ¿qué diploma habilita al manzano para dar manzanas? ¿qué créditos necesita el ave para construir su nido?"


¿Qué me impide?

A algunas personas les falta "tiempo" o les falta "dinero" para hacer algo que quieren hacer. Pueden tomarlo como se ha hecho siempre, como "excusa", o bien pueden utilizar la ocasión para observar "intrusos". Es decir, si mi Ser me está invitando a hacer algo, quiero hacerlo, pero me encuentro con impedimentos que me bloquean, aprovecho para observar desde la neutralidad a los impedimentos. ¿Cómo me hacen sentir? ¿A quién estoy obedeciendo? pues si no obedezco a mi corazón, estoy entregando mi poder a algo externo. Puedes detectar a quién o a qué estás dando tu poder. Puedes observar la impotencia que te produce no tener dinero, el miedo, la escasez...etc. Todo lo que surja en la mente en el momento en que sientes que no puedes hacerlo, obsérvalo de forma neutral, sin querer cambiarlo, sin querer modificar ni un pelo de lo que ves. Aquella observación, que no tiene esfuerzo, está quemando a los intrusos y al "ente" que los crea.

Haz lo que amas

Imagen
"Haz lo que amas", pues ello te llevará hacia el AMOR mismo. No el amor romántico, ni el amor como lo entiende la mente; sino el AMOR que mantiene en conexión a todo lo que siempre estuvo unido.
"Haz lo que amas", un sorbo de té bajo el rayo de luna, un momento de silencio, dejar de dar importancia y tiempo a lo que no me llena, dejar de alimentar la "responsabilidad" que viene de hacer lo correcto, montarme en el barco del abismo, compartir un pensamiento... quitarle mi obediencia a lo que, simplemente, ya no quiero hacer más.
"Haz lo que amas" no es buscar una profesión, sino encontrar en cada instante aquello a lo que me invita el Ser.
"Haz lo que amas" llevando cada segundo la manifestación de ese amor. Entonces todo aquello te encuentra, y haciendo lo que amas, amarás y harás lo que quieras.

ELEGIR

Hasta hoy he sentido que lo que estaba “viendo” era necesario compartirlo con los “puentes” de esta magnífica “travesía”; sin embargo, a partir de hoy algo nuevo visita la percepción: ¡el puente está hecho, solo pasen y vean...! unos pasarán con más o menos esfuerzo, otros pasarán cantando, otros ya lo han hecho... incluso muchos se darán cuenta de que no había ningún puente que pasar. Todo ello como parte de este juego. A esas personas solo les falta ELEGIR definitivamente por el SER. Por eso, seguramente algunos se encuentren en la situación de querer seguir aferrándose a un maestro externo, o a tomar las claves de otros para seguir avanzando, pero ya eso no funciona. Quizás te encuentres que estás en un “exceso de información externa”, y eso es porque haces de la información un clavo al que agarrarse, en lugar de tomarla como una ficha más del puzzle convergente, como una emisión que a la vez es receptor de tus propias preguntas. Si se toma así, ya no es “externo”, ya no es una nec…

"Haced lo que amáis, aunque tengais que morir por ello"

Hace unos años escuchaba una conferencia de Krishnamurti en la que les decía a un grupo de niños: "haced lo que amáis, haced lo que sentís en vuestro corazón, aunque tengais que morir por ello". Quedé impactada con aquellas palabras. Por aquel entonces aún trabajaba en banca, y mi corazón andaba berreando, gritando como un loco desesperado por hacer “cualquier cosa” que saliera de él. No importaba qué fuera, pero quería moverme por el corazón. Sencilla y llanamente. Sí, me gustaba escribir, me gustaban las terapias alternativas... pero daba lo mismo, la cuestión era hacer y dirigirme hacia donde aquella intensa sensación me llevara.

Estaba más perdida que una burra en un garaje. Tenía un batiburrillo de ideas espirituales en la cabeza, haciendo de macedonia con conflictos familiares graves. Sin embargo, en medio de todo aquel caos, “la llamada” era cada día más sonora. Supongo que si alguien pudiera haber grabado a mi  Ser esos días, andaría mirando al reloj y dándome golpes…

La paja y el trigo

Los pensamientos que vienen de los programas se hacen obsoletos muy rápidamente. Lo que pensabas ayer, quizás hoy ya no tiene validez, y a medida que la espiral se hace más rápida, vamos viendo que un pensamiento de hace un segundo, ahora lo ves falso. Vamos aprendiendo a “separar la paja del trigo”, y cada vez podemos detectar más rápidamente los pensamientos que llegan del programa, y distinguirlos de la información del Ser.

La información del Ser no tiene tiempo, simplemente es un saber que siempre estuvo ahí, no es un conocimiento que se adquiera por el esfuerzo, ni por el disfrute, ni por ningún otro mecanismo que requiera tiempo.

Es intemporal y su verdad no se pierde con el tiempo.

"No tengo tiempo, no tengo dinero": La observación que quema la identificación

(Fragmento del libro "LOS FOTOGRAMAS INVISIBLES: La Economía en Convergencia)
Cuando recibo la noticia de un precio que tengo que pagar, inmediatamente saltan los observadores de la Supervivencia aportando una “carga” a ese precio, un temor, una pesadez...etc. Hasta ahora hemos funcionado a través de esa carga, ella decidía si comprar o no. Estábamos identificados con la carga, de modo que los miedos nos dirigían en nuestras actividades económicas. Ahora podemos comprobar que soy yo quien da fuerza a esa carga, que la puedo dejar que pase, o bien puedo engancharme e identificarme con ella.

Podemos también observar el programa y saber cómo funciona. En lugar de elegir o desechar el producto “por la carga” de precio que supone, podemos observar la carga.

Muchas personas, cuando van a hacer algo que les gusta, se encuentran con este problema: la carga del precio. Se dicen, entonces, “quiero hacerlo, pero es mucho dinero, o no tengo dinero”. Como hemos dicho en un capítulo anterior, d…

El fin del pensamiento "normalizante"

Imagen
Imagen de Johannes Stotter Recuerdo que cuando era niña no entendía que mis amigas me dijeran: 
“vas muy fresca ¿no tienes frío?” ó “vas muy abrigada ¿no tienes calor?” me parecía que los cuerpos y las personas tenían la suficiente inteligencia como para ir adecuados a la temperatura. Sería como decir: “Oye, abrígate más, que  tengo frío”. ¿Quién era yo para determinar la temperatura de otra persona? Con el tiempo, al ver que era algo muy común, yo también empecé a hacerlo, buscando “normalizarme”, hacerme un poco como los demás, porque pensaba que si lo hacían todos, la que estaba equivocada era yo.

Sin embargo, la sabiduría de la vida le lleva a uno siempre hasta el cauce original, le devuelve para encontrar lo que siempre fue desde el inicio.

A todos nos ha pasado. Hemos dejado de ser, para “normalizarnos”, es decir, para jugar a ser lo que no somos y que, por mucho que lo intentemos, no seremos jamás. Jugamos a ser más, a tener más, a vivir más, a creernos menos, a sentirnos menos, …